Noticias Artículos técnicos Artículos de opinión Histórico de Newsletter
09/01/2020

El efecto climático del incendio de Australia

En muchos foros internacionales y nacionales se ha abordado la prevención y lucha contra los Incendios Forestales, además de invertirse grandes cantidades de dinero en esta labor. No obstante, seguimos enfrentándonos a estas catástrofes provocadas por el hombre o por la propia naturaleza, un ejemplo de ello son los incendios forestales de Australia, hasta ahora sin precedentes por su tamaño y gravedad,  están desencadenando diversos fenómenos anómalos al interactuar con la atmósfera como tormentas eléctricas, nubes de fuego y los llamados “ataques de ascuas”.

Las tormentas eléctricas generalmente ocurren cuando las columnas de humo y calor atraen la humedad de la atmósfera y crean un enorme pirocumulonimbo, o "nube de fuego". Según la Oficina de Meteorología, estas formaciones peligrosas pueden propagar incendios al impulsar vientos fuertes, generar rayos y elevar fragmentos ardientes, un fenómeno a veces llamado “ataque de ascuas”.

Las nubes de fuego también canalizan humo y pequeñas partículas conocidas como aerosoles hacia la estratosfera inferior, similar a lo que sucede cuando un volcán hace erupción, lo que puede afectar la calidad del aire.

Aunque el impacto del cambio climático en las nubes de fuego sigue siendo un campo de investigación incipiente, los científicos están preocupados de que el cambio climático pueda hacer que las tormentas inducidas por el fuego sean más comunes, particularmente a medida que el calentamiento global provoca incendios forestales más intensos.

Además, según fuentes de la Oficina de Meteorología de Australia, el humo de estos incendios afecta también tanto a la calidad del aire como a la visibilidad en Nueva Gales del Sur y el estado vecino de Victoria. 

Todo apunta a que incendios continuarán ardiendo en los próximos meses: los últimos datos del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur informó que todavía hay 69 incendios incontenibles solo en ese estado, muchos de los cuales siguen siendo graves, con llamas de hasta 70 metros de altura y temperaturas de 1,000 grados.

 

A través de este link puede acceder a la Guía Europea sobre Incendios Forestales desarrollada por la comisión de expertos de la Confederación Europea de Asociaciones de Protección contra Incendios (CFPA Europe)

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cookies Preferences